Ir al contenido principal

Fred Hersch

Nunca antes habíamos tenido la ocasión de escuchar a Fred Herch en Madrid, o por lo menos no he encontrado crónicas que lo certifiquen. Este miercoles por fín este exquisito pianista al que tantos programas hemos dedicado tocará en trio en el Festival de Jazz de Madrid. Os dejo un artículo que tuve la ocasión de escribir como previo de un concierto a piano solo que dio el pasado año en el Festival de Jazz de Vitoria.


Fred Hersch. In the wee small hours of the morning


En 1993 cayó en mis manos un disco del pianista Fred Hersch, Dancing in the Dark grabado en diciembre de 1992. Llegaba tarde el “descubrimiento”, Hersch llevaba por lo menos siete discos a su nombre, emocionado como un niño tuve que dar marcha atrás para así tratar de encontrar todo lo que de él pudiese conseguir. A partir de entonces ya sí, trataba de conseguir todo lo editado por este pianista al que las crónicas se empeñan en comparar con Bill Evans. Yo sin embargo no escuchaba a Evans, o por lo menos no solo a Evans.
Desde aquella meritoria grabación de principios de los noventa entonces podríamos decir entre otras cosas que por sus clases han pasado alumnos de la categoría de Brad Mehldau o Ethan Iverson (pianista de The Bad Plus). Que no solo el jazz o el acercamiento a la música clásica entran dentro de los intereses de Fred Hersch, también el cancionero popular norteamericano o la música popular de otro tipo, como la de Stevie Wonder, Paul Simon o Joni Mitchell. Bien podría contaros que Hersch también compone música de concierto –aunque no le gusta llamarla “música clásica”-, en la que todo está escrito y no hay espacio para la improvisación. Que ha compuesto música para tríos de piano, violín y violonchelo, música para piano, tangos para violonchelo y piano, y que puso música a poemas de Walt Whitman para una formación de ocho músicos y dos cantantes, o que ahora se encuentra trabajando en una pieza mucho más extensa basada en algunos de los sueños y pesadillas que recuerda de dos meses que pasó en coma (Una obra para 11 músicos, un actor, habrá proyecciones…) Sin duda podréis deducir que Hersch es un hombre de retos.
Recientemente el saxofonista Perico Sambeat describe en las notas de su último álbum Baladas, su enorme admiración por las interpretaciones en el lado más apacible de la música, los tiempos lentos, y lo comprometido que es para un solista tocar baladas. Parece que más que nunca esperamos de los músicos lo impetuoso de su técnica.
Hersch desborda técnica pero gusta de focalizar su atención en el sonido, algo que lo hace reconocible de inmediato entre los demás músicos. Imaginación y, evidentemente, técnica -cosas como entender los pedales, toda la tesitura del instrumento-, y tener un conocimiento muy profundo de la armonía.
A la altura de Cecil Taylor o Thelonious Monk, Hersch crea un mundo particular en sus conciertos de piano solo.
Podría animarles a escuchar en directo a Fred Hersch hablándoles de sus originales proyectos o muchos otros. Pero creo que será más sencillo si les reto a una grata experiencia. En su más reciente proyecto Hersch aborda de nuevo el reto del concierto a piano solo. Rodeado de una atenta audiencia Hersch a grabado su último disco en el popular Village Vanguard de Nueva York (Fred Hersch Alone at The Vanguard). Tan solo les voy a pedir que escuchen con atención el primer tema del disco. Hoy la tecnología nos permite entre otras cosas escuchar discos gratuitamente por Internet, no solo para poder decidir con que grabación nos quedamos a la hora de elegir entre la inmensidad de producción anual, también es una verdadera ayuda para poder saber que podemos escuchar en un concierto. (No hay excusa, programas como Spotify nos permiten escuchar legalmente y sin restricción alguna temas sueltos o incluso discos enteros)  Háganme el favor y háganselo a ustedes: escuchen tan solo el primer tema de este hermosísimo y franco concierto. Tan solo con su escucha podrán observar la extrema gracia en la interpretación de este pianista. Retazos de aquel brillante introducción que las manos de Ellington produjeron para el tema Low Key Lightly (de la banda sonora del filme de Otto Preminger  Anatomía de un asesinato). Eclipsada por la posterior entrada del violín de Ray Nance, escuchamos en este solo el recurso pianístico de uno de los más grandes pianistas no suficientemente reconocido como tal. Hersch se apoya en la filosofía pianística del Duque: si quieres buscar la belleza debes usar la sencillez.
En la brillante interpretación de In the Wee Small Hours of the Morning, escuchen otras versiones de este tema de Bob Hilliard y David Mann y descubrirán que este bello tema de) ha sido interpretado en innumerables ocasiones, desde Sinatra, las grandes vocalistas del jazz o solistas del jazz moderno, pero no han podido deshacerse de su aire kitsch (en su acepción de pasado de moda).  Hersch empieza este disco dando una lección de buen gusto, de modernidad y de franca sencillez “recomponiendo” este tema como solo un buen artesano sabe hacerlo.
Anímense, no corran riesgos y escojan mi desafío, escuchen este tema y si les gusta, no pierdan la ocasión de oír a Fred Hersch “en las primeras horas de la… tarde”
Publicado en julio de 2011 en el programa de mano del Festival de Jazz de Vitoria

Fred Hersch en trio en Madrid



-------------------------------------------------------------
Lo que son las cosas, el mismo día otro gran pianista francés homenajea a Bill Evans en el Auditorio del Conde Duque. Manuel Rocheman presenta The Touch of your Lips. Buena ocasión para descubrir un nuevo intérprete galo.

Manuel Rocheman (¡el mismo día en Madrid!)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Santiago de la Muela y su Big Band

Bueno, la big band de Santiago no va a venir al programa, claro, pero hacía tiempo que teníamos ganas de que este guitarrista afincado en Madrid estuviese como invitado, y la presentación de su último disco "Sabor a Big Band" en el Festival de Jazz de Madrid es la excusa perfecta para tener con nosotros a este músico que se atreve con todo, ya sea discos en solitario o liderando una gran formación.

Aprovecho para comentar que muy a nuestro pesar la situación del Bogui sigue igual (agrabada por el tiempo que pasa), pero aun cuando el local sigue calusurado el Bogui resiste y ha conseguido colocar sus conciertos programados para estos días en diferentes locales de Madrid.
Ya tenemos forma de apoyar al Bogui y al jazz, en la página de recogida de firmas (y comentarios)
http://www.jazzinmadrid.com/yosoybogui/index.html

Gracias a todos por vuestro apoyo


Santiago de la Muela

Masada Marathon

El próximo 27 de julio tendrá lugar en el Festival de Jazz de San Sebastian un acto musical muy poco habitual. La Masada Marathon pondrá en un mismo escenario 12 formaciones que en su día grabaron para el sello de Tzadik la música de su mentor John Zorn. Las 12 formaciones que podréis oír serán:

Masada Quartet
John Zorn (saxo alto), Dave Douglas (trompeta), Greg Cohen (bajo), Joey Baron (batería)
Duo Sylvie Courvoisier/Mark Feldman
Sylvie Courvoisier (piano), Mark Feldman (violín)
Banquet of the Spirits  
Cyro Baptista (percusión, voz), Brian Marsala (teclados), Shanir Blumenkranz (bajo, gimbri), Tim Keiper o Gil Oliveira (batería)
Mycale  
Tammy Scheffer (voz), Ayelet Gottlieb (voz), Malika Zarra (voz), Sofia Rei (voz)
David Krakauer “Ancestral Groove”
David Krakauer (clarinete), Sheryl Bailey (guitarra), Jeremy Flower “Keepalive” (sampler), Jerome Harris (bajo), Michael Sarin (batería)
Bar Kokhba
Marc Ribot (guitarra), Mark Feldman (violín), Erik Friedlander (cello), Greg Cohen (bajo), …

EL piano sin tapujos de Mulgrew Miller

Al poco tiempo de enterarnos del fallecimiento del batería Ed Shaughnessy nos llega la triste e impactante noticia de la marcha del pianista Mulgrew Miller. El primero tenía 84 años, el segundo 54. Si algo tenían en común es lo prolíficos que habían sido como sideman. Dicen de Shaughnessy que había grabado en más de 500 sesiones desde que comenzara su carrera con George Shearing o un joven Zoot Sims. De Miller impresiona conocer la lista de colaboraciones desde sus comienzos en los ochenta con Woody Shaw, prácticamente no hay año en el que no le encontremos en más de veinte sesiones de grabación.
A ellos dedicaremos este programa. En especial a Mulgrew Miller, alumno aventajado de McCoy Tyner, todoterreno del bop y adorado por sus contemporáneos como Kenny Barron con quien trabajó en diferentes ocasiones a dúo, y quien que siguió paso a paso los últimos días de su vida.