Ir al contenido principal

Sobre el cierre del Bogui

Malas noticias para el jazz, para los músicos, para los aficionados, para los que quieran hacer de su afición un negocio, aunque este no sea rentable, para los que creen que la música en vivo es una de las formas más instructivas de pasar el rato: el Bogui está cerrado, clausurado, muerto, yermo en definitiva a la hora de ofrecer algo a quien quiera dejarse llevar por la buena música. En estos momentos Madrid me parece un lugar gris que se empeña en no destacar en nada que no sea olímpico. Y es que una ciudad que se precie tiene que tener un local, por muy pequeño que sea, del que poder decir: si quieres escuchar jazz vete aquí. Un lugar donde ir a peregrinar todos los días del año, como Nueva York tiene su Village Vanguard, o París su New Morning o Copenague su Jazz House. Y en Barcelona, claro el Jamboree. Y aquí en Madrid el relevo lo había cogido el Bogui, ahora que el Cafe Central cansado de dar el callo por poco, empezaba a programar otras músicas que le rentaran más. Y así hace cuatro años un personaje que muchos ni conocíamos, se atrevía (¡qué osadía!) a afirmar que abría un espacio para dejar que el jazz corriese a su antojo... Bueno, si no funcionaba que así fuese, pero que por intentarlo no iba a ser. Y esta intención implicaba para Dick Angstadt el héroe de este relato, realizar no solo un improvo esfuerzo, sino además gastar el dinero que sus arcas tuviesen, no sé si mucho o poco, pero todo. Así se escribe la historia, las más humildes por lo menos; con los tremendos esfuerzos de pequeños personajes, que avalados por el correr de los días, van poquito a poco escarbando un agujero sin que los demás, empeñados en mirar para lugares más llamativos nos demos cuenta; y un día volvemos la vista y ese agujerito se ha convertido a fuerza de costumbre en un inmenso socavón donde caben muchas más cosas de las que nos pensabamos en un principio.
Y todo ello de un plumazo se ha ido. Con gestos como estos la cultura de una ciudad como Madrid se retuerce de dolor. Porque locales como el Bogui pasan por ser auténticos pilares de coleccionistas de pasiones auténticas, en una época en la que ya no está de moda las si no implican deportes o política. El Gran Wyoming lo comentaba en una improvisada rueda de prensa, con palabras que le hacen más grande si cabe: el fútbol promueve más violencia que cualquier otra manifestación en Madrid, moviliza a montones de cuerpos de seguridad pagados con nuestros impuestos, cierra grandes avenidas los domingos, y todo para que unas entidades privadas se lucren con ello. Y sin embargo si hay que clausurar algo, que sea un pequeño local de jazz, que no hace mal a nadie... ¿o sí?. Bueno aquí discrepan unos vecinos de una comunidad más loca que la de "Aquí no hay quien viva". Y es que no les gusta el jazz, así que arremeten contra su puerta como si del diablo se tratase. ¿Es que no hay más locales de música en vivo con vecinos viviendo encima? ¿o es que los garitos de jazz de Nueva York no dan techo con suelo con algún vecino?... ah! pero es que estos vecinos parece que tienen otros intereses, otros planes para este local. ¿Saben qué? no hay nada peor que tener a un arquitecto con malas pulgas de vecino, y como no le guste la música que oiga tras su pared, preparate..., se lo digo yo que tengo un vecino que le gustan las polkas y las marchas militares, pues nada: que le echen de su casa ¿no? Y si detrás hay cientos de aficionados, que se busquen la vida y se vayan a violentar a un estadio de fútbol, que allí si es legal.
Quiero creer que un día nos terminaremos despertando de esta pesadilla. Pero mientras dure me pregunto: ¿qué puedo hacer yo para tratar de despertar? Por lo pronto nos dicen que en la página del Bogui www.boguijazz.com podremos dejar nuestra firma como adhesión a este local, a esta forma de vida. Estupenda ocasión para demostrar que nos gusta el jazz ¿no?
¡Animo Bogui!

Alejandro Cifuentes
"Jazz-Session"

Comentarios

Entradas populares de este blog

Santiago de la Muela y su Big Band

Bueno, la big band de Santiago no va a venir al programa, claro, pero hacía tiempo que teníamos ganas de que este guitarrista afincado en Madrid estuviese como invitado, y la presentación de su último disco "Sabor a Big Band" en el Festival de Jazz de Madrid es la excusa perfecta para tener con nosotros a este músico que se atreve con todo, ya sea discos en solitario o liderando una gran formación.

Aprovecho para comentar que muy a nuestro pesar la situación del Bogui sigue igual (agrabada por el tiempo que pasa), pero aun cuando el local sigue calusurado el Bogui resiste y ha conseguido colocar sus conciertos programados para estos días en diferentes locales de Madrid.
Ya tenemos forma de apoyar al Bogui y al jazz, en la página de recogida de firmas (y comentarios)
http://www.jazzinmadrid.com/yosoybogui/index.html

Gracias a todos por vuestro apoyo


Santiago de la Muela

Masada Marathon

El próximo 27 de julio tendrá lugar en el Festival de Jazz de San Sebastian un acto musical muy poco habitual. La Masada Marathon pondrá en un mismo escenario 12 formaciones que en su día grabaron para el sello de Tzadik la música de su mentor John Zorn. Las 12 formaciones que podréis oír serán:

Masada Quartet
John Zorn (saxo alto), Dave Douglas (trompeta), Greg Cohen (bajo), Joey Baron (batería)
Duo Sylvie Courvoisier/Mark Feldman
Sylvie Courvoisier (piano), Mark Feldman (violín)
Banquet of the Spirits  
Cyro Baptista (percusión, voz), Brian Marsala (teclados), Shanir Blumenkranz (bajo, gimbri), Tim Keiper o Gil Oliveira (batería)
Mycale  
Tammy Scheffer (voz), Ayelet Gottlieb (voz), Malika Zarra (voz), Sofia Rei (voz)
David Krakauer “Ancestral Groove”
David Krakauer (clarinete), Sheryl Bailey (guitarra), Jeremy Flower “Keepalive” (sampler), Jerome Harris (bajo), Michael Sarin (batería)
Bar Kokhba
Marc Ribot (guitarra), Mark Feldman (violín), Erik Friedlander (cello), Greg Cohen (bajo), …

EL piano sin tapujos de Mulgrew Miller

Al poco tiempo de enterarnos del fallecimiento del batería Ed Shaughnessy nos llega la triste e impactante noticia de la marcha del pianista Mulgrew Miller. El primero tenía 84 años, el segundo 54. Si algo tenían en común es lo prolíficos que habían sido como sideman. Dicen de Shaughnessy que había grabado en más de 500 sesiones desde que comenzara su carrera con George Shearing o un joven Zoot Sims. De Miller impresiona conocer la lista de colaboraciones desde sus comienzos en los ochenta con Woody Shaw, prácticamente no hay año en el que no le encontremos en más de veinte sesiones de grabación.
A ellos dedicaremos este programa. En especial a Mulgrew Miller, alumno aventajado de McCoy Tyner, todoterreno del bop y adorado por sus contemporáneos como Kenny Barron con quien trabajó en diferentes ocasiones a dúo, y quien que siguió paso a paso los últimos días de su vida.